Skip to content

Hay que dar un tiempo para que las ideas se asienten

octubre 17, 2014

a

Aunque la experiencia pertenece al campo de la enseñanza de la física, también es aplicable a la enseñanza filosófica y a la enseñanza en general. Comentando la frustración de Feynmann al considerar que su curso fue un fracaso, Ángel Garcimartín escribe: “Todos coinciden en que Feynman era un gran profesor (¡si hasta le llamaban “The Great Explainer”!), los alumnos eran escogidos y estaban motivados. ¿Entonces? He acabado por convencerme de que no falló nada. Lo más normal cuando se aprende algo difícil (y la física lo es, se mire como se mire) los conceptos no entran de buenas a primeras. Hay que dar un tiempo para que las ideas se asienten hasta que finalmente se comprenden en profundidad. A mí me ha ocurrido muchas veces: estudias una cosa sin acabar de entenderla, hasta que pasado el tiempo (a veces sucede a la vuelta de años), de manera inesperada, se enciende la luz que ilumina la mente. No he descubierto la pólvora: un colega me comenta que en el blog de Terry Tao hay una entrada (más enfocada a las matemáticas) donde se recomienda aprender las cosas una y otra vez. La moraleja es que tanto los profesores como los estudiantes han de tener paciencia. Lo importante, creo yo, es que todos mantengamos viva la ilusión. Y eso no le faltaba a Feynman.”

Fuente: The Feynman Lectures on Physics: un experimento docente… ¿fallido?

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: