Skip to content

Sustituimos la enseñanza de la filosofía por la enseñanza de la Historia de la Filosofía, Carlos Pereda

octubre 2, 2015

a1

“En América Latina, creo que la respuesta debe ser desgraciadamente negativa. Por un lado, cuando se oye hablar a nuestros estudiantes de los grandes filósofos del pasado, la sensación que se tiene es que eran una manga de locos. Porque resulta, por ejemplo, que Parménides sentenció que el ser es amarillo. Y uno se pregunta “¿Cómo? La palabra ‘ser’ es otra palabra para ‘realidad’. ¿Cómo alguien pudo haber dicho que era amarilla, si la realidad tiene muchos colores?”. Por desgracia, lo primero que se enseña en muchas de nuestras facultades de filosofía es a no hacer preguntas sensatas, preguntas frescas, sino a repetir frases que nadie entiende, comenzando por el profesor. Por el contrario, una enseñanza fecunda de la Historia de la Filosofía debería comenzar por ahí: por rescatar qué es lo que quisieron decir aquellos venerables maestros del pasado y qué nos dicen hoy sobre los problemas de cualquier ser humano. Además, pienso que en América Latina, la filosofía ha estado enferma de Historia de la Filosofía. Más todavía, pienso que se ha apoderado de nosotros una gran confusión: sustituimos la enseñanza de la filosofía por la enseñanza de la Historia de la Filosofía. En realidad, lo que se hace en muchas de nuestras facultades es, en el mejor de los casos, preparar historiadores de las ideas. Pero pocas veces se discuten problemas. Peor todavía, apenas se comienzan a discutir alguno de los problemas que tradicionalmente se consideran como grandes problemas filosóficos, inmediatamente se atiborra la discusión de nombres propios. Marx dijo eso. San Agustín había advertido de esto. Lacan de aquello, Quine de lo otro… Así, excepcionalmente se discuten los problema mismos. Además, raramente se introducen en estas discusiones, experiencias personales: experiencias de la primera y de la segunda persona. Es decir: parecería que los profesores y los estudiantes de filosofía al ponerse a discutir se olvidan de que son personas con experiencias. Incluso sobre los temas más personales se sustituye la experiencia por las citas. Se habla sobre la amistad, se habla de la muerte, se habla del amor, se habla de la sociedad, haciendo un catálogo de citas que casi no deja ningún intersticio para la voz del que está hablando. Así que me parece que mientras se siga confundiendo la filosofía con su historia, no nos cansaremos de alimentar una razón arrogante en lugar de ayudar a construir una razón porosa.”

Entrevista completa en: Filosofía en primera, en segunda y en tercera persona. Entrevista a Carlos Pereda

Anuncios

From → Estrategias

2 comentarios
  1. Raúl Paredes permalink

    CREO QUE SI SE HICIESE UNA VERDADERA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA SERÍA MUY BUENO…SÓLO SE LLEGA EN EL MEJOR DE LOS CASOS A UNA HISTORIOGRAFÍA SESGADA Y, EN EL PEOR DE ELLOS, SE ABUSA DE RECURSOS LIGADOS A LAS ANÉCDOTAS…

  2. De acuerdo, tal vez si se reflexionara filosóficamente sobre las ideas filosóficas del pasado sería muy positivo para el aprendizaje de la filosofía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: